Make your own free website on Tripod.com

libertarixs.jpg

Padre nuestro anarquista

PADRE NUESTRO ANARQUISTA

PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN EL CIELO

desde donde ejerces contra tus criaturas la más feroz y despiadada tiranía, condenándolas al miedo, al trabajo, al dolor, a la enfermedad, a la decrepitud, y -más tarde- al infierno de la soledad eterna.

OLVIDADO SEA TU NOMBRE

por todos aquellos que ansiamos escapar a tu sádico odio y horrenda violencia, y construir en nuestra amada tierra, y mediante las manos y la mente de nuestro digno cuerpo, el reino de la libertad, la igualdad, la fraternidad, cuyo único nombre es: anarquía.

NADA QUEREMOS SABER DE TU REINO

que es el Reino de la Obediencia, la Amenaza y el Terror infinitos.

NO SE HAGA MÁS TU VOLUNTAD

que es una voluntad de Poder y dominio, a la que tus esbirros apodan "Justicia divina", y a la cual se acogen tus fariseos para justificar el empleo de la ley y la fuerza represiva contra los rebeldes.

NI EN EL CIELO

donde te deleitas en la contemplación de ti mismo y alimentas tu inmensa soberbia escuchando los coros y alabanzas de tus lacayos y las súplicas de tus hijos afligidos

NI EN LA TIERRA

adonde vino nuestro hermano Jesús, el hombre, el de carne y hueso -no el Espectro que está sentado a la derecha de tu trono-, a abolir el Poder, a abolir todo trono, toda ley, toda violencia, toda jerarquía, y levantar el reino del amor, la anarquía.

NO NOS DES NUESTRO PAN DE CADA DÍA

nosotros mismos lo tomaremos, pues es el fruto de nuestra inteligencia, nuestro esfuerzo y nuestra tierra, y nada tenemos que pedirte ni agradecerte, pues nada es Tuyo, nada haces, todo lo hacemos nosotros.

NO PERDONES NUESTRAS DEUDAS

porque nada tienes que perdonarnos, toda vez que nuestros miedos, nuestros vicios y debilidades, son el resultado de esa naturaleza que es obra tuya, y nada te debemos, pues todo lo que tenemos lo hemos pagado ya con siglos de sangre, sudor y lágrimas.

COMO TAMPOCO NOSOTROS NADA TENEMOS QUE PERDONAR A NADIE

pues hemos aprendido que en este mundo no hay buenos ni malos, no hay inocentes ni culpables, y que no tenemos otra alternativa que amar en lugar de juzgar.

DÉJANOS CAER EN LA TENTACIÓN DE AMAR A NUESTRA TIERRA

y construir un paraíso de todos y para todos, aquí mismo y ahora mismo.

Y LÍBRANOS DEL MAL

líbranos de Ti.

 

                                                                                         AMEN.

Enter content here

Enter supporting content here